Once Upon a Time: No vayas sola


Había una vez una niña muy bonita. Su madre le había hecho una capa roja y la muchachita la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Roja.
Un día, su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía al otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, pues cruzar el bosque era muy peligroso, ya que siempre andaba acechando por allí el lobo.
Caperucita Roja recogió la cesta con los pasteles y se puso en camino. La niña tenía que atravesar el bosque para llegar a casa de la Abuelita, pero no le daba miedo porque allí siempre se encontraba con muchos amigos: los pájaros, las ardillas…

De repente vio al lobo, que era enorme, delante de ella.

– ¿A dónde vas, niña?

Emmm, el resto creo que ya os los sabéis… jejejeje

Erase una vez: No vayas sola

Hace mucho tiempo, cuando descubrí que los cuentos tan bonitos y azucarados de Disney se basaban en otros no tan dulces… Me quedé sorprendido de lo crudo y de la cantidad de mensajes tan duros que intentaban enseñar.

Realmente, la sabiduría popular es amplia y en muchas ocasiones sin tapujos nos enseñan las cosas más turbias de la vida. Cientos o miles de años, condensados en refrenes, o en historias con una moraleja que a veces, y cuando somos jóvenes, no prestamos la atención adecuada.
Y sólo cuando pasan los años, y miramos hacia atrás, como un abuelo cebolleta, nos damos cuenta de los mensajes subliminares que nos intentan lanzar nuestros ancianos.

En esta toma, la idea de la fotografía la tenía perfectamente dibujada en mi cabeza, y la estuve madurando durante bastante tiempo. Tanto, que decidí que Paco iluminara la escena principal, para centrarme completamente en la dirección de la misma.

Así que tras poner a Caperucita, que era mi sobrina, Paco ejecutó a la perfección la idea que tenía en mente.
Mientras que me ocupaba del relleno de la escena, y del destello, totalmente natural sin retoques, y mi otro sobrino dibujando los ojos del lobo feroz.

Una noche de risas, bichos revoloteando y un poquito de frío… La verdad.

Muchas gracias a Paco por entender mi idea, y ejecutarla con la coherencia que le exigía.
Y a mis sobrinos por prestarse a esta escena… Y a mi mujer, que ahí estuvo dando caña hasta que la fotografía estuvo bien… Vamos, una salida familiar completa… jajajajaja.

Los datos técnicos:

ISO 400
f/8
14mm
156 segundos

Espero que os haya gustado.

CIAO!

Anuncios

5 Respuestas a “Once Upon a Time: No vayas sola

  1. Pingback: Once Upon a Time: No dudes | El blog de Fusky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s