The Door


Hola amigos.

Dicen. Dicen, que cuando se cierra una puerta, hay muchas más que se abren.
Pero… Anda que no cuesta ver las dichosas puertas abiertas esas que dicen.

Hay que ver lo optimistas que pueden ser algunos, de verdad. Y es algo que admiro. Yo, que me considero de los que casi siempre ven la botella medio vacía, me maravilla ver que hay gente que aunque esté cayendo chuzos de punta, tienen buena cara.
Desde luego, es una actitud admirable.
Pero últimamente, con la que está cayendo, es complicado ni ver la botella llena, ni poner buena cara, ni ver puertas…

The Door

Algo parecido ocurrió el día en que tomé esta fotografía.
Allí estábamos los islandeses de 2014, en una KDD espectacular. Casi todos los que fuimos a la Isla de los Sueños, nos dimos cita en Cantabria… Puedo decir sin duda alguna, que es una de mis tierras favoritas.
Pues hasta allí nos fuimos, y claro, después de comer comida típica de la tierra (nos llevaron a un pizzería… Miguel, Miguel… jajajaja), nos acercamos a los Urros, bajo un cielo… Bajo un cielo…. Digamos que la puerta del cielo estaba bien cerrada.
Un cielo malo, malo, malo. Pero estábamos allí, y teníamos que intentar salvar esa sesión.
Como el que escribe, es un caprichoso, ya le había pedido a Ricardo que quería bajar hasta abajo de los Urros.
Es un camino algo peligroso, y nunca se debe bajar con el suelo mojado, es muy escarpado, y sutilmente se puede adivinar un camino que sólo los ojos expertos de quien ha bajado muuuchas veces lo ve.
Así que para abajo. Con más miedo que vergüenza, llegué hasta el final, preguntándome cómo lo había hecho… Uf. Y luego, luego… Hay que subir!!! Bueno, mejor no pensar en ello, y centrarme en disfrutar de las vistas únicas de estar abajo del todo de los Urros. Con las ganas que tenía de estar allí, y con un cielo malísimo.
Daba un poco igual. Son las cartas que tenía aquella tarde/noche, y las tenía que jugar lo mejor que pudiera.
Para aquel día, me llevé la Canon Mark II, y el 16-35 2,8. Tenía ganas de probar la predecesora de la Mark III, para ver cómo se comportaba. Me habían hablado muy bien de ella, pero quería comprobarlo por mí mismo.

Tras unos inicios titubeantes, resbalosos, diría yo… Comencé ha realizar pruebas de encuadre, de luz… Pero como estamos en paisaje, lo mejor es poner mi porta Lucroit, y probar diferentes filtros. Primero un neutro de 10 pasos, luego un inverso de 0,3… No sé… No me convence ni el resultado y el encuadre.
Terminé bajándome de la piedra donde estaba adosado como una lapa, y finalmente decidí atacar a los Urros de frente.
Tras unas tomas, finalmente quité el inverso, y dejé sólamente el neutro. Pero algo fallaba, el cielo se me iba. Así que un degradado normal, y configurar el tiempo de exposición para dejar el mar como el que veis.

Tras 10 minutos cacharreando, me llevé esta foto. La quería así, pero el cielo no me terminó de convencer. Lo quería rojo.
Pero éso… Tendrá que esperar para otra ocasión. Volveré.

Finalmente, el cuerpo se comportó muy dignamente, a pesar de los años que han pasado. Se nota que el tiempo ha pasado desde que salió a la venta. Es evidente. Personalmente le noté un poco más de ruido en las zonas subexpuestas, pero tanto en las altas luces, como en sombras, su comportamiento fue excepcional.
Los tonos, muy en la linea de Canon. Suaves, sin estridencias… Y muy agradables.
A ver si cae en mis manos la Canon 5Ds… jejejeje.

Espero que os haya gustado, amigos.

Anuncios

4 Respuestas a “The Door

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s