New York día 0: Que Dios bendiga América!


Hola.

Pues ya estamos aquí. Y no es una frase que se pueda decir rápido, la verdad.
Hoy, ha sido uno de esos días en los que parece que la ciudad no nos ha recibido con los brazos abiertos… Y no las personas, sino el alma de la propia ciudad.

Vamos a contar lo que ha sido el día de hoy.
Ya desde primera hora en Madrid, las cosas no iban precisamente viento en popa. En mi casa, se fue la luz a las 00:00h, y tuve que rematar la maleta a oscuras, bajar las escaleras del edificio cargado como un mulo, y casi no poder sacar el coche del garaje, porque la puerta del garaje no abría… Bueno, seguro que las cosas mejoran!!!

Barajas o, como ahora le gustan llamar, Adolfo Suárez. Pedimos asientos contiguos, y la azafata nos ofrece escoger ventanilla. GENIAL!!! Por fin las cosas salen bien.
Tras las preguntas de rigor, no sabía que las personas que te atienden en la ventanilla, ya comienzan a investigarte. “Déjanos protegerte”, rezaba un eslogan en un cartel. Muy amables estos de American Airlines. Pues dejados estáis.
Además, como somos chicos muy obedientes, nos plantamos 3 horas antes del despegue… Pues ahí nos tienes a Paco y a mí sentaditos durante dos horas en la puerta de embarque. En nuestro caso, totalmente innecesario. Pero allí estuvimos. Nada tenía que salir mal.

Entramos en el avión… A ver, fila 36… fila 36… ¿Fila 36? Pero dónde está la fila 36!!! En el remolque? Me voy a … La ULTIMA FILA!!!
¿Pero os creéis que nos vamos a hundir? NADA!!! Un selfi!
IMG_20160224_102542.jpg

Es nuestro sueño, y nada nos lo va a amargar… Total, qué son 8 horas de viaje en el último asiento con todo el ruido y con todas las turbulencias? NADA!!!
Y más si nos tratan a cuerpo de rey… Estos americanos sí que saben. A la horita de vuelo, un luch de pasta rellena, una ensalada, panecillos con mantequilla y quesito. Con su postre contundente de fresa… Rico, rico. Bebidas a elegir, café… bueno, bueno. Al final lo del asiento va a ser una anécdota.

IMG_20160224_122740.jpg
Un helado? Vaya, en mitad de la película, un helado de vainilla. Agua o un refresco, caballero? Esto es vida, sí señor! Es que estos americanos…
A falta de una hora para aterrizar, una merienda. Un bocata de pollo con tomate y salsa de mostaza, amenizado un KitKat, chuches y panecillo con quesito. Y por supuesto, bebida a elegir. Es que estos americanos…

Aterrizamos puntuales, es más, un aterrizaje de película. Todo nublado, lloviendo, y ni notamos en contacto con la tierra.

Bajamos del avión, y tras seguir las indicaciones, llegamos al control de aduanas… Y esto se empieza a torcer. Aún ahora, con la calidad del hotel, no sé cómo se empezó a descontrolar el tema.
2 HORAS!!! 2 HORAS para que me pusieran un sello en el pasaporte. Un descontrol que nunca he visto. Éramos como unas 300 personas para 2/3 funcionarios. Ahora bien, los que venían de Canadá  o tenían nosequé visado, iban a otras ventanillas donde habrían unos 7 u 8 funcionarios.
Dolor de cabeza, cansancio, impotencia… Y  nuestras maletas dando vueltas solitas… Madre mía… Esto no puede estar pasando en el país más desarrollado del planeta, ¿o si?
Tras pasar el tormento de la aduana y recoger las maletas de un triste rincón, nos disponemos a utilizar el servicio de un transporte en furgoneta compartida, llamada SuperShuttle.
Enseño la reserva, y nos indican que tras 20 minutos, nos pasan a buscar.
Bien, nos pasan a buscar… Y nos recorremos las 8 TERMINALES del JFK, recogiendo a más pasajeros.
Mientras, en NY, llueve. Bueno, Paco, vamos a pensar que como está lloviendo, nos lo vamos a tomar en forma positiva. Total, no podemos hacer nuestras fotos…
Atasco. Monumental, por otra parte. Los coches no se mueven. Bueno…. No pasa nada, be water, my friend.
Como podéis suponer, y con la suerte que estábamos teniendo… FUIMOS LOS PENULTIMOS en dejarnos en nuestro hotel.
Desde que aterrizamos en NY, tardamos 6 horas en llegar al hotel. Es que estos americanos…

En en hotel, nos miramos Paco y yo… Está chispeando, estamos agotados.. Salimos, ¿no?

bty

In Papaya!!!

Pues claro! No en plan depredador a hacer fotos, sino más bien ir calentando el ambiente. Captar los sonidos, los olores, las sensaciones…
Y tras terminar el interminable día en un garito llamado PAPAYA, cenando unas alitas picantes… BRUTALES, he de decir, que NY y yo hemos hecho las paces.

IMG_0187.JPG

IMG_0189.JPG

IMG_20160224_194235.jpg

IMG_0197.JPG

Mañana saldremos de cacería😉

 

 

4 Respuestas a “New York día 0: Que Dios bendiga América!

  1. Si es que a quién se le ocurre irse a los USA con lo bien que nos tratamos a nosotros mismo en casita.
    Pasarlo bien pareja, y cuidado con las fotos que seguro que veláis el carrete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s