Paciencia, amigo, paciencia


Hola amigos.

La entrada de hoy, se la quiero dedicar a un gran amigo mío.
Pedrito… Esa gran persona que comenzó como un alumno más y que se ha convertido en una de esas personas que ya hace que ya no recuerdes la vida sin su presencia en ella.
Es de las personas, que de repente se suben al tren de tu vida, y que se ha sentado en los asientos del vagón VIP.

one day.jpg

¿Y por qué titulo así la entrada de hoy? Porque por muy amigo que sea mío, es un cabezón. Sí, sí. Cabezón, cabezón.
Estábamos en Lofoten, en busca de la luz mágica que nos da este lugar, y para ello, aquella mañana madrugamos.

Planificación
Hemos hablado muchas veces, desde este blog, de la importancia de la planificación a la hora de realizar una fotografía.
Decidimos apostar fuerte aquella mañana, porque la previsión nos daba una buena concentración de nubes para componer una buena fotografía.
Así pues, mi amigo cabezón, hizo bueno el dicho de por mucho madrugar, no amanece más temprano. Ya que aunque el grueso del grupo fuimos con tiempo al puente de Hamnoy, él estaba ya allí desde hacía un buen rato.
El tiempo, no nos estaba acompañando para nada, puesto que la previsión se pasó de frenada, ya que la concentración de nubes fue superior a la esperada, y a medida que se acercaba el momento clave del amanecer, no se esperaba que el sol pudiera aparecer.
Pedrito, debido a la cantidad de tiempo que llevaba allí parado, comenzó a flojear su “fe”, y decidió marchar a las cabañas rojas que veis en la fotografía, que es donde dormimos todos los días. Un paraíso, desde luego.
A pesar de que le insistí a que se quedara, porque la fotografía, la paciencia es clave, decidió marchar a por un buen café y alguna tostada para acompañar su desilusión.

Un buen número de asistentes, hicieron caso a los consejos de los “profes”, y nos acompañaron a un momento increíble. De repente, calculo que justo cuando estaba Pedrito saboreando las deliciosas tostadas, rompió el cielo, y comenzó a ofrecernos un espectáculo de luz lateral que hizo que realizáramos esta fotografía. Un bonito momento, que pudimos disfrutar sin la compañía de mi gran amigo. Lástima, Pedrito, lástima.

La fotografía
La realización fue muy sencilla.
Filtro neutro de 6 pasos para intentar obtener alguna fuga, que no tuve suerte por la falta de viento. Pero al alargar esos 8 segundos, se consigue un efecto de algodón en las nubes, y evitar nitidez en ellas.
Además, utilicé un degradado de resina de 2 pasos para compensar la exposición del cielo y del suelo.
Un ISO bajito para alargar la exposición, y un diafragma cómodo de 5,6.

El revelado
En casa, un clásico de revelado por zonas. El cielo con un poco más de contraste que el suelo, y en éste, una pasada de nitidez de separación de frecuencias.
Además, he potenciado en saturación el rojo de las cabañas para que llamara más la atención. Y poco más, la verdad.

Los datos
Canon 5D Mark IV
Canon 16-35 f/2,8 III
ISO 200
f/5,6
8 segundos de exposición

Y poco más, amigos.
Que volveremos a Lofoten en Febrero, para que los 14 amigos que nos acompañarán intenten llevarse ésta y muchas más fotografías maravillosas de este único lugar.

Como siempre, la columna de comentarios a vuestra entera disposición.
Espero que os haya gustado.

CIAO!

Anuncios

4 Respuestas a “Paciencia, amigo, paciencia

  1. La paciencia, la madre de la ciencia… Lastima que se lo perdiera, pero seguro que pronto podrá sacar un foto igual, si es que los consejos de los sabios hay que seguirlos al pie de la letra 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.