Broken Dreams III


Hola amigos.

Tenía un poco aparcada esta serie sobre el famoso avión de Islandia.
Este avión, debería estar indicado en la carretera… De la cantidad de gente que vamos a verlo.
De hecho, el año pasado cuando estuvimos en la isla de los sueños, nos llevamos un pequeño susto.
Y es que para llegar a los resto del avión, se tiene que atravesar un desértico campo de varios kilómetros sin indicaciones claras sobre qué dirección se debe tomar.
Y a medida que iba acercando la furgoneta al lunar, se veía una mancha de luz que hacía presagiar que había más gente en el avión. Pues vaya! Va a ser un rollo compartir sesión con más gente. Sobre todo porque llevábamos a un grupo…
A medida que nos acercábamos, la luz se iba agrandando y agrandando… Hasta que llegamos al avión. Ups… Pues la luz que creíamos que era de más locos nocturnos, resultó ser un faro que no quedaba precisamente cerca. Uy… Casi 😉

BROKEN DREAMS_2

Sigue leyendo

Broken Dreams II


Hola amigos.

Ya hace tiempo de la primera entrega de la serie «Broken Dreams«.
Os expliqué en su momento del sentimiento que me embarga cuando veía esta pequeña reliquia sobre el suelo negro de la isla de los sueños.

En Octubre volveré a la isla, y evidentemente a este avión.
Es una sensación única ya de por sí estar en la isla, pero acercarte a este avión más.

broken_dreamsIV

Como os decía antes, y en la anterior entrada que acompaña estas lineas, el silencio, la emoción de estar allí… Tanto tiempo soñando y deseando estar, por fin te encuentras delante del avión.
Lo tocas, le haces el típico toc-toc, a la chapa. Es REAL!!! Allí está.
¿Y ahora? Cómo lo ilumino? ¿Cómo le doy vida?
Pues entre los monitores que fuimos aquel año, le dimos vida, le devolvimos por un momento una pequeña vida para volver a soñar con volar, por viajar, por soñar.

Un poquito de azul, un poco de rojo y un poco de Maglite cálida por abajo… Y por supuesto, la aurora por detrás. Es evidente que le da un plus, ¿no? 😉

Los datos técnicos:
f/2,8
ISO 800
60 segundos.

Espero que os haya gustado!

 

CIAO!

Broken Dreams I


Hola.

Ya han pasado varios días desde que volví de Islandia del taller que impartimos allí.
Y a estas alturas aún me sobrecoge el recordar no sólo la experiencia vivida allí. Me sobrecoge el recordar las noches que tuvimos.

Es evidente que era un sueño vivir las auroras boreales, y tener la suerte que tuvimos, no tiene precio.
Todas las noches que pudimos disfrutar de cielos despejados, se nos regaló un espectáculo visual que nunca podré olvidar.

By fusky

By fusky

 

Esta noche a la que nos acercamos a ver este avión abandonado en mitad de la nada, parece ser que es americano y de 1973, terminé tumbado en el suelo al lado de mi buen amigo Jorge, disfrutando, empapándome del espectáculo.
La aurora que pudimos observar, era de 180º, y la única manera de verla era tumbado y girando la cabeza de izquierda a derecha. ALUCIANTE.
Eran como unos dedos que arañaban el cielo, dejando unas marcas verdes y mágicas, que danzaban a medida que pasaban los segundos.
Creo que ha sido el espectáculo más grande que he visto de la tierra. Ni vías lácteas ni lluvias de estrellas. Esto es para vivirlo.

Aquella noche, el protagonista fue este avión. Tengo fotografías de esta cosita desde todos los puntos de vista posibles, y en todas, hay auroras.
Al principio, haces fotografías un poco a lo loco, con ansia, porque piensas que no va a durar toda la noche, cosa que es cierta. Pero cuando ves por el visor que ya tienes bastantes fotos que te gustan, dejas de hacer fotos, y te centras en disfrutar.

No hay dos fotografías iguales, porque las auroras bailan. Y vaya que si bailan!!!
Pero cuando ya vuelves a casa, cuando descansas y comienzas a revelar las fotografías, observo al avión, y pienso… Este trozo de chatarra, lleva aquí olvidada desde antes de que naciera.
Lluvia, nieve, sol, y por supuesto auroras pasando por encima de él, tocándole en muchas ocasiones, y lamentablemente, viendo pasar el tiempo sin poder hacer lo que tenía que hacer.
Y no es otra cosa que volar. Al igual que vuelan mis sueños los suyos, si pudiera pensar, no podrán nunca cumplirse.
Como un juguete roto que tras una noche de Navidad, pasa a un segundo plano. A un segundo plano o a un tercero. Relegado al fondo de un cajón del que sólo saldrá en una limpieza de un domingo por la mañana, rumbo a la basura.
Y allí está contemplando cómo unos cuantos locos cumplen su sueño gracias a su discapacidad de no poder volar.
Ver esta serie de fotografías, me evoca a muchos sueños rotos. A sueños incumplidos que jamás podrán materializarse.
Así pues todas las fotografías que publique de este pobre avión, se llamarán «Broken Dreams».
Va por ti, viejo amigo! El año que viene nos vemos.

CIAO!