Bullying


Hola amigos.

Hace ya unos meses, más de un año, que realicé esta fotografía.
Es la típica foto que la haces, y te dices que con tiempo la revelas. Pero va pasando el tiempo, y el tiempo, y ahí se queda. En la carpeta del “Delta del Ebro”.
Hasta que un día, revisas el contenido pendiente, y te sientes de humor y con ganas para revelarla.

¿Por qué bullying?
A mí, esta fotografía me transmite muchos sentimientos negativos.
Una silla de colegio abandonada, destrozada, y con multitud de ramas, hongos y demás señas de abandono.
Al fondo una ciudad, con sus luces, pero con un cielo muy, muy negativo.
Me traslada a soledad, a rechazo, a olvido.
Y me viene a la cabeza los efectos de una sociedad mal educada, mal acostumbrada a no salirse con la suya.
Qué fácil es humillar, vejar, rechazar al débil, al incomprendido, al DIFERENTE.
Siempre se ha dicho que a lo que no comprendemos solemos rechazarlo, pero en el caso de los niños, quizás sea mucho más perverso, ¿verdad?

bullying.jpg

Cuando veo en las noticias casos de acoso escolar, se me ponen los pelos de punta.
¿Cómo es posible? ¿Por qué?
¿Qué estamos haciendo mal como sociedad “avanzada” como para que nuestros propios hijos puedan atormentar a otro ser vivo? A otro ser humano?
El destino final de esos mal tratadores, puede estar ya predestinado a seguir mal tratando a su mujer, a sus hijos, a sus vecinos de sociedad. O no… No lo sé.

Seguro que has visto algún matón pre adolescente insultando a otro niño, o amenazando.
En alguna ocasión, he visto esa escena delante de sus propios padres, con esas caras de imbéciles decir que son cosas de niños.
NO. No son cosas de niños. Son cosas de nuestra tribu. De nuestra sociedad. Porque ese niño que hoy insulta, avasalla, y se aprovecha de su “superioridad“, mañana será el que te golpeé, el que robe, o el que te machaque en el trabajo. O no. Pero esas actitudes de no saber gestionar el fracaso, la frustración… Se deben de limar, se deben de corregir.
Porque esos niños que hoy hacen cosas de niños, son los encargados de cambiar el mundo.
Serán los encargados de cambiar los que nosotros, sus padres, no hemos sido capaces de cambiar.
Nuestras esperanzas de futuro son ellos. Al igual que nosotros fuimos de nuestros padres.
No podemos fallar a nuestros hijos. Y lo que hoy es un no, será un pilar fundamental en su personalidad. No dejemos de corregir estas actitudes tan atroces que destrozan la vida del diferente, del débil, del incomprendido.

La fotografía.

Pues allí estaba de vacaciones en Tarragona. Unas vacaciones fantásticas!
Y más lo fueron cuando salí de caza con mi gran amiga Roser, y con Kiko Herrera. dos grandes que me dejaron que les acompañara al delta.
Tras andar, y andar, llegamos a un lugar que no pudimos hacer la foto que me dijeron hacer, porque la ausencia de luna no era lo mejor.
Pero me encontré con esta sillita que me sirvió para recrear el ambiente que se me ocurrió en cuanto la vi. Así que ayudado de mi inseparable mini Maglite cálida, iluminé de manera cenital la silla y rellenado el entorno.
Lo curioso de la toma, es que la primera prueba, fue la mejor. Ya no pude recrear la escena en las siguientes pruebas. Menos mal que no se borran las pruebas!!! jajajaja.

Canon EOS 5D Mark III
Canon 17-40
ISO 1600
25 segundos
f/4

Espero que os haya gustado, amigos.
Como siempre, la columna de comentarios está a vuestra entera disposición para comentar y preguntar lo que queráis.

CIAO!!!

Anuncios