Catedral Nights


Hola Amigos.

Hay en ciertas ocasiones que te encuentras con gente “güay”.
Gente, que comparte, gente que le gusta decir: “Ahí tienes un fotón”.
Gente, a la que quieres parecerte.

En este mundo de abandonos, de rincones mágicos, parece que queremos guardarlos para nosotros mismos.
Muchos fotógrafos se guardan para sí solos las ubicaciones que ya han hecho, y que no quieren que los demás hagan una fotos.

Puedo llegar a comprender, que si descubres un sitio “güay”, te lo quieras guardar hasta que hagas tú la fotografía, pero cuando ya has hecho tu sesión, guardártela y no compartirla…
No digo de publicarla, sino de cuando te preguntan no querer decirla.

Comprendo, que en muchas ocasiones la búsqueda te haya llevado días, semanas o más, y que el esfuerzo lo quieras amasar para ti solito.

A nivel personal, no veo nada más bonito que compartir, ayudar, enseñar ,y por supuesto aprender de los demás.

A lo largo de todos estos años en los que me dedico a la formación, las mayores satisfacciones que me he llevado no son otras que enseñar a otros compañeros a realizar fotografías. O ver la caras de sorpresa y admiración hacia sus fotografías cuando les enseñas.
Ya no te digo cuando eres el artífice de ver espectáculos como las auroras boreales, o les enseñas a obtener los colores de la Vía láctea.

Aquella noche, estábamos Paco y yo intentando cazar algo chulo en la playa de las catedrales, en Galicia, y nos cruzamos con un grupete de fotógrafos que venían de esta ubicación.
Al cruzarnos, nos dijeron: “Ahí, a la izquierda, hay un charco de agua que está muy quieto y podéis obtener un reflejo brutal”.
Tras darles las gracias, sin mucha fe nos acercamos donde nos dijeron, y vimos este espectáculo.
Lo único que lamento de aquella noche fue no pedirles sus nicks para darles las gracias por el “chivatazo”. Grandes! Mil gracias por compartir ese “secreto”.

La fotografía

La fotografía, no es nada del otro mundo a nivel técnico.
Es una sola exposición, de 30 segundos.
¿Por qué 30 segundos?
Dos motivos:

  • Por perrería total, y no colocar el disparador remoto para que la fotografía fuera de más tiempo. Me he acostumbrado a forzar a 30 segundos las fotografías, para no sacar el disparador, y porque me gusta que las estrellas se queden estáticas.
  • Porque ya nos teníamos que ir, y las pruebas debían ser más rápidas.

Así que calculé el tiempo de exposición, y comprobé que las nubes se movían a una velocidad que me agradaba. Si no hubiera hecho viento, tendría que haber optado por exponer más tiempo, para captar el efecto que deseaba.
Quisiera que te fijaras en las nubes. Exponer más tiempo, hubiera ocasionado que las nubes se hubieran solapado en la exposición, teniendo otra fotografía totalmente diferente. Quizás peor, pero seguro que no se hubiera obtenido el efecto de vacío entre nube y nube, y no hubieran quedado aisladas.

Evidentemente el reflejo, tras la explicación que os he contado, no lleva procesamiento en Photoshop, y es totalmente natural.

Sólo he tocado un poco el contraste, fundamentalmente para el cielo, y poco más. Un poco de nitidez y ya está.

Los datos técnicos de la fotografía

Canon EOS 5D Mark III
Canon 16-35 f/2,8
f/5,6
30 segundos
ISO 800

Espero que os haya gustado!!!

CIAO!

Consigue 20 Euros de descuento en TODOS sus productos
10% de descuento en TODOS los productos de Lucroit con el código FUSKY10