Contrapunto


Hoy, os acerco al mundo maravilloso de los fogonazos.

En alguna ocasión he jugueteado con ellos. No es que me guste mucho abusar de esta técnica de procesado.
Sobre todo porque se ven en exceso por internet, y aunque en muchas ocasiones queden de lujo, se ha utilizado tanto, que ya me producen un poco de repetición.

Pero en una tarde de hastío, y con ganas de enredar, pues rescaté esta toma que la tenía en barbecho, y me puse a jugar un poco.

Os pongo el antes y el después para que veáis la diferencia con y sin fonazo.
Bueno, mejor dicho, el raw original y el resultado final.

Vamos allá!

Sigue leyendo