La cueva de las caras


Hola amigos.

Hoy os acerco uno de los lugares más sorprendentes que hay en Islandia.
Sin lugar a dudas, la cascada de Kvernufoss, debería ser una parada obligatoria a todos los que vamos a Islandia.
Gracias a que ha estado “oculta” en los tours de la isla, se ha mantenido un poco “secreta”.
Pero desde que los fotógrafos vamos, ya de obligada visita, cada día es más y más conocida.

Cuando fuimos a la esta cueva, la realización de fotografías tiene varias dificultades.
La primera es la cola que se monta para poder realizar esta fotografía. Porque para que pueda salir la cara de la izquiera (Y digo de la izquierda, porque a la derecha se puede apreciar otra cara), sólo se puede apreciar desde un punto exacto de la cueva. Y es desde lo más profundo y pegado a la roca. Como máximo, creo que pueden entrar unos 4 o 5 fotógrafos simultáneamente.
Lo que hace que la impaciencia se adueñe del ambiente. Y que cuando te toca tu turno, te veas un poco forzado a darte prisa.

El día que fuimos a la cascada, el cielo era plomizo, sin detalle alguno, y pude recuperar algo de detalle en el cielo recuperando las altas luces. Pero con poco éxito, la verdad. Tendré que volver… jejejeje.

Quizás, esta fotografía sea de las que más trabajo me haya dado en las últimas fotografías que he realizado. No sólo por las dificultades físicas de la propia ubicación, sino porque es una panorámica en vertical compuesta por 6 fotografías para la parte superior y 6 fotografías en vertical para la parte inferior.
Un monstruo de fotografía que a la hora de montarla, Photoshop se tuvo que esforzar al máximo para lograr casar las 12 fotografías.
Aun así, hubo un problema de deformación en la cara, y tuve que rectificarla. Todo un trabajazo para intentar captar ligeramente lo que allí se ve.
Respecto a los filtros, decidí montar simplemente un degradado con la intención de captar, en parte, algo de cielo. Pero como podéis ver no hubo mucho éxito. Debido a que el día era plomizo y sin detalle… En fin.
Si vas un día en el que haya un cielo decente, te animo a que realices una foto dedicada al cielo con su correcta exposición y luego la fusiones por capas.

El lugar es recomendable 100%, el acceso no es de los más complicados, y una vez dentro es una sensación increíble. ¿Veis a la persona paseando por fuera abajo a la izquierda? Pequeño, eh? Pues así es la cueva, de unas proporciones increíbles.

A todo esto, no hay que olvidar el tema de la humedad, y el spay que se forma en el interior de la cueva. Paño en mano, limpiando los filtros, cambiando la exposición de una toma a otra para captar los detalles.
Eso sí, gracias a la estaqueidad de la Canon EOS R, lo que menos me preocupaba ella misma. Un 10 por su comportamiento. Es increíble ver que todo su corazón es electrónico, pero está correctamente sellado.

Recordarte que si quieres venirte con Nightcolours a éste y a otros lugares tan impresionantes en Islandia, puedes apuntarte al viaje que tenemos abierto para Marzo de 2021. Tienes toda la información en http://islandia.nightcolours.es

Espero que os haya gustado, amigos.

Como siempre, si tenéis cualquier duda, preguntar amigos.

CIAO!

Flow


Hola amigos.

Esta semana me gustaría compartir con vosotros una fotografía hecha al trote.
En los viajes que organizo con Nightcolours, la máxima prioridad es el alumno.
Ellos son por lo que volvemos año tras año a Islandia, y durante esa semana, sólo existen ellos.
Sólo, cuando no requieren de nuestros servicios podemos sacar la cámara y captar momentos durante nuestro viaje.

SPOILER!!! Esta fotografía es un Fine Art (Fotografía inventada con varias tomas).

Como pasó el día que en que tomé esta fotografía.
Estaban todos machancando esta famosa cascada de Islandia, cuando llegó el momento de abandonar la ubicación.
Aproveché el momento de recogida de material por parte de todos, para sacar mi cámara, colocar un filtro degradado para el cielo, y hacer la foto a mano alzada.
Fue complicado, porque el puente se mueve con los movimientos nuestros, porque mi pulso ya no es el que era hace 20 años… Y porque no había tiempo. El tiempo lo dictaba lo rápido o lento que los viajeros necesitaban para recoger los bártulos.
Así que aprovechando que quería darle mucha fuerza a la fotografía y que la tenía que hacer a mano alzada, configuré el equipo a 1/2 segundos.
Así mataba dos pájaros de un tiro. Hacía fotos “rápidas”, y captaba la fuerza del agua que veis en primer plano.

Vamos a ver cómo se ha revelado la fotografía…

Partiendo de este original:

Sigue leyendo