Un paisaje, dos fotos


Lo bonito que tiene la fotografía de paisaje, y en general toda la fotografía, es que ante un mismo elemento, puedes interpretar varias fotografías.

Hace unos años ya, en Lofoten, estábamos en una de esas ubicaciones que te encuentras algo diferente.
Una piedra con tanto hielo alrededor, que el mismo hielo se había roto hacia arriba, lo que hacía un elemento muy atractivo para tenerlo en primer plano.

Eso, junto al paisaje helado y al fondo las auroras boreales, hacen que sea un paisaje increíble.

Una vez que tenemos delante la fotografía que queremos realizar, me asaltó la duda de la composición.
Primero probé con la clásica del primer plano centrado y que nos lleve al fondo de la imagen:

Como podéis observar, la composición centrada de un primer plano atractivo y ciertamente potente, es muy efectivo, ya que la mirada se centra en la piedra helada, para que seguidamente recorramos la mirada al fondo, donde está la aurora boreal.

Ya que disponía de tiempo, probé a mover el primer plano (la cámara solo eh? 😉 ) y probé a des-centrarla para poner la piedra a un lado, y así forzar la mirada a una esquina de la fotografía para que la mirada recorra el punto opuesto y termine en la aurora.

Ahora llega el momento en el que tú juzgues cuál composición te ha gustado más.

Ambas fotografías están tomadas de la misma manera:

Canon EOS 5D MArk IV
f/4
ISO 3200
13 segundos.

Cuál te gusta más?

Recuerda que te puedes venir al viaje que tenemos abierto a Lofoten en http://lofoten2.fusky.es
Y si te gustan los viajes únicos, también puedes venirte a Islandia!!!

CIAO!!!

Ice Dragon


Hola amigos.

En mi pasado viaje a Islandia, alguna alumna se reía de mí porque no paraba de ver formas curiosas en los hielos de Jökulsárlón.
Los más grandes, una pareja de cachorros de león, sí sí. Yo los veía claramente…
No me vais a negar que no os ha ocurrido, por ejemplo, con las nubes. ¿O no?
Pues yo, con los cachos de hielo de los glaciares.

iceddragon.jpg

Así que después de haber visto a unos leones, esa tarde, me topé con un DRAGON!!!
Me puse hasta nervioso! Ovi, que estaba conmigo, le dije. Mira, Mira!!! Un Dragón.
No os puedo transmitir con palabras la cara que me puso, claro… jajajaja.
Pero tras señalarle la cara, y el cuerpo, me lo confirmó. Él, también lo veía. O al menos eso me dijo.

Y ahí estaba yo. Valiente, desafiante ante el dragón!!! Pero no por el dragón, que es un cacho de hielo!!! Pero sí por las olas traidoras de esta playa. Con un ojo puesto en la composición y otro en las olas, me agaché (Osado yo!), y capté este momento.

En lo referente a la fotografía, indicar que tiene su aquel… Porque cuando vemos olas, enseguida echamos mano a los filtros para obtener sedas. Pero no siempre hay que hacerlo.
Para conseguir este efecto tan dinámico, a parte de esperar el momento preciso en el que se aprecia un remanso alrededor del hielo, no hay que darle mucho tiempo de exposición.
Para la toma que hoy os acerco, bastó con 0,8 segundos. no más. Sin filtros, y sin exposiciones largas.

Sería de ingenuo esperar que en Octubre vuelva a verle… Pero quién sabe, quizás vea a un unicornio! JAJAJAJA.

Los datos técnicos:
Canon EOS 5Ds
16-35 f/4
f/8
ISO 100
0,8 segundos.

Espero que os haya gustado, amigos!
Por cierto, ¿Tú qué animal ves?

CIAO!