Pulse


Hola amigos.

Seguimos en Noruega. Y más con los calores que ya están llegando, siempre se agradece.

La historia de esta fotografía es bien sencilla.
Esta caseta, me tenía obsesionado cada vez que pasábamos delante de ella. Desde la carretera, me estaba llamando. Era como una vocecilla en mi interior (no sé si debo preocuparme… jajajaja). “Hoooolaaaa, ven conmigo….” Y claro, a la mínima, allí que fui.

pulse

En la ruta que teníamos pensada, estaba esta playa, y en cuanto desembarcamos, para allá que fui.
Mientras que unos apostaron por unas rocas a pie de playa, yo decidí acallar las voces que escuchaba, y me llevé a quienes también las oían. Todo un descanso saber que otros oyen voces…

Y allí, delante de mi obsesión comenzamos a realizar fotografías.
El resultado me encantó, pero la fotografía que os traigo hoy, no fue de aquel día.
Y es que la luz lo es todo en la fotografía. El primer día de conocernos la caseta y yo, era una luz difuminada, gris, triste. Diría que incluso minimalista.
Pero el azar quiso que fuéramos otra vez al amanecer. Y este día, la luz era diferente, alegre, colorida, feliz. Y cómo cambia!

Lo que otro día invitaba al blanco y negro, a matar los colores, buscar el detalle, al otro día, invitaba al optimismo, al color!!!

Para que luego digan que la fotografía es darle a un botón.

La fotografía de hoy, lleva un poquito de filtros, y un poco de larga exposición.
Quería un poco de fuga en el cielo. El día no acompañaba demasiado, por la falta de viento, pero el cielo estaba dulce, dulce…

Así que coloqué el neutro de 10 pasos de Firecrest, y un degradado de 2 pasos, para conservar el detalle en el cielo.
El resto:

Canon EOS 5D Mark IV (Menuda nitidez que tiene el bicho)
Canon 16-35 f/2,8
ISO 100 (Para quitarle luz al sensor, y alargar el tiempo de exposición)
f/11 (Evitamos que entre luz, y alargamos el tiempo de exposición)
60 segundos de exposición (Gracias al diafragma cerrado, al ISO bajo, y al filtro neutro, se pudo exponer a este tiempo tan largo)

En casa, un poco de contraste, corrección de color, y ya está.

Espero que os guste, amigos!

CIAO!

Lights from Valhalla


Hola amigos.

Siguiendo la recomendación de un buen amigo, quisiera abrir la serie de Lofoten con una fotografía diferente a lo esperado de estas islas.

Tras el pasado viaje que organizamos desde nightcolours, traemos un saco de fotografías con mucho, mucho, cariño.
Lofoten es un lugar diferente a lo que estamos acostumbrados, y dejando de lado las típicas fotografías de Auroras, o las típicas casas rojas, Lofoten tiene rincones iguales o más interesantes que los sitios más fotografiados.
Y entre estos lugares, está este famoso cementerio. De este cementerio, seguro que has visto otras fotografías, y con otros encuadres. Sieeempre buscando las auroras.

lightsfromvanhalla

Pero aquella noche, era imposible captar algo verde, porque teníamos una nubosidad de las fuertes.
Aun así, unos cuantos valientes, salimos a buscar diferentes encuadres.
Llegamos al cementerio, y mientras que un grupo se centraba en la iglesia, me topé con esta curiosidad de Lofoten. El farolillo, encendido, estaba semi-enterrado  entre nieve.
Me enamoró el encuadre, la atmósfera, la luz. Quería esta foto.
No fue sencillo. Por muchas causas, que me hizo tumbarme durante un largo rato sobre la nieve, buscando el encuadre deseado.
Logan me ayudó en encuadrar, y en intentar separar la iglesia que se colaba en el encuadre.
Cuando ya tuvimos la foto, una farola que había al fondo, nos estaba rompiendo el ambiente.
Así que peleando en caminar con la nieve, llegamos a la farola, quitándome el gorro, forramos la farola con él, y pudimos “apagarla” para que no se colara en el encuadre… Oootra vez hasta la cámara, y a repetir la fotografía.
La luz, fue muy sencilla, y gracias a la calidez de la Mini Maglite, ayudé a continuar la luz del farolillo en la lápida, y así compensar la luz tenue.
Es curioso lo de este cementerio. Muchas tumbas tienen una luz. Imagino que será una pila y la luz un led o similar, que le aporta algo mágico.

El título, fue sencillo, quería hacer un tributo a las creencias de los Vikingos, tierra nativa, y a su paraíso.

La única espinita que me quedó fue que la luna estuviera más a la derecha, pero éso suponía estar como mínimo una hora esperando, y los de la furgoneta ya me estaban chillando para irnos… jajajaja.

Poco a poco iré subiendo más rincones increíbles de Lofoten, porque a parte de oler a bacalao, de tener cabañas rojas, Lofoten guarda secretos que merecen la pena ser descubiertos, y que todo fotógrafo debería ir alguna vez.

Los datos técnicos:
Canon Mark IV
Canon 16-35 f/2,8
f/5,6
ISO 3200
5 segundos.
Mini Maglite AA

PD: Que Canon España nos dejara probar el nuevo objetivo 16-35 f/2,8 ha sido un grave error… Porque vengo doblemente enamorado. De la Mark IV, una bestia a ISOs altos, y del nuevo objetivo… Nitidez, calidad, y nada de esquinas blanditas; una joya.