Copias o innovas?


Hola amigos.

Hoy, y antes de cerrar la temporada antes del verano, quisiera trasladaros una pregunta.
¿Copias los encuadres o por el contrario innovas en los mismos?

Gracias a la globalización de la fotografía, cualquiera puede planificar de mil maravillas un viaje, sea fotográfico o no, y poder trasladarse a un lugar en unos cuantos clicks de ratón.

witness~01.jpg

Este hecho es maravilloso, pero resta de magia visitar ciertos lugares.
Por ejemplo, tienes planificado visitar un pueblo maravilloso recóndito. Y para planificar la visita, te documentas en internet viendo muuuchas fotos del lugar. Has visto tantas fotos, que cuando vas al pueblecito en cuestión, pierde el factor sorpresa, y en muchas ocasiones la visita pierde ese punto. Y en ciertas ocasiones incluso te defrauda.

Esto, orientado a la fotografía, cuando te desplazas a un lugar icónico, ¿Haces primero la típica fotografía de un encuadre determinado? ¿O por el contrario vas a innovar directamente?

Yo, personalmente, cuando voy a un sitio icónico, primero me centro en obtener la típica fotografía, que es la que realmente me ha llevado al lugar en cuestión.
Una vez que ya tengo el RAW deseado, intento obtener otra visión del lugar. Quizás menos vistosa, pero menos vista. Digamos que “mi” versión de ese lugar.
Y que me permite arriesgar, poner en práctica creatividad. Que al fin y al cabo es la que diferencia las miles de fotografías de un sitio de la que te puedas llevar.

Luego está lo que yo llamo, fotografía turista. Que es intentar hacer el fotón del siglo de un sitio con las condiciones idílicas en un día.
Vas de vacaciones a una zona, y reservas un día para hacer la foto que has visto de un lugar en concreto, y que quieres que te salga como la fotografía ganadora del último concurso de moda. Es evidente que es imposible. Ya que el “momento” no puedes elegirlo. El “momento”, llega. Y normalmente tras perseguirlo durante muuuuchos días.
Pero ahí estás tú. Con tu familia disimulando que no les importa esperar horas a que tú captes “el momento”, y mientras tú presionado porque sabes que ellos están disimulando… jajajaja. Y en ese clima, “el momento” no suele venir.

Por ejemplo, la fotografía que os acerco hoy, no es para nada innovadora. Es la típica de este lugar, y poco puedes hacer más… ¿O sí?

Hablando un poco de la fotografía, se ha obtenido con la técnica del startail.

Que no es otra cosa que realizar múltiples fotografías de un determinado tiempo para captar el movimiento que se puede apreciar de la tierra sobre su propio eje, e incluyendo la estrella polar en su encuadre.
Un efecto efectivo, y muy bonito.

Canon 5d Mark III
Canon 16-35
Iluminación del árbol con la Maglite 3D cálida.

Teach me


Hola amigos.

Hoy, quisiera traeros una fotografía que a simple vista, y teniendo ciertos conocimientos de fotografía nocturna, podríais pensar que es un montaje.

Y más si te digo que la fotografía tiene 30 segundos de exposición.
Es imposible hacer una fotografía de 30 segundos y que la luna no aparezca blanca, pasada de luz… ¿O sí se puede?

teach me

Gracias a la doble exposición, podremos obtener este tipo de fotografías.
En el pasado taller de Asturias, expliqué esta técnica que me gusta mucho realizar. Y para el ejercicio, realicé esta fotografía.
Ingredientes:

  • 70-200 f/2,8 de Canon. Me encanta este objetivo. No sólo por la nitidez y la velocidad de enfoque… Sino que el tamaño que me da a 200mm la luna se adapta perfectamente a la escala del 16-35.
  • 16-35 de Canon. En este caso, lo importante es un 16mm, a más angular, se adapta mejor a la escala
  • Canon 5D Mark III. Aquí el truco está en la posibilidad que te aporta la Canon con el menú de exposición múltiple, llegando a 9 TOMAS!!! Un abanico enorme de posibilidades creativas.

Con esta toma, me asalta una duda enorme.
Ya que cuando terminas de realizar la toma, obtienes un RAW con la mezcla de las dos, tres o las tomas que quieras.
Teniendo en cuenta las diferentes vertientes que hay en la fotografía al respecto del revelado, que impiden ciertas acciones, como por ejemplo revelar por zonas, o fusionar fotografías porque se altera la realidad… En este caso, ¿qué pasaría?
Porque es evidente que la luna, en esta fotografía, no estaba allí. Es más, nunca va a estar allí por su orientación. Estoy alterando la realidad en un punto muy elevado. Cosa que me da igual a nivel personal. Ya sabéis que a mí, estas cosas…
Pero no sé, a medida que hago este tipo de fotografías, me asalta esa pregunta…

¿Y vosotros? Qué opináis al respecto?

Espero que os haya gustado la foto, compis!!!

CIAO!

 

Winds of change


Hola amigos.

La historia que os traigo de este lugar (nada conocido, por cierto… jajajaja), ocurrió en Caudilla, como muchos de vosotros ya habréis imaginado.
Este lugar es casi de peregrinación por parte de los nocturnos. Este, y Barcience. De este último hablaremos otro día.

Pues ir a Caudilla, para mí, ya no tiene ningún tipo de interés ni motivación. He ido muchas veces, y la verdad es que exceptuando alguna fotografía, no me gusta especialmente, y más cuando hay excesivas tomas de este lugar.
Hubo un periodo de tiempo, que casi todos los días, los compis subían una foto de este lugar!!!

windsofchange.jpg

El caso, es que unos buenos amigos bajaban del País Vasco a Madrid a hacer fotos de castillos, y como es normal, querían venir a Caudilla a hacer su versión del sitio. El objetivo era realizar vías lácteas. A pesar de que les dije que no era buena idea venir a Caudilla, por la gran cantidad de contaminación lumínica en el fondo, acabamos yendo… claro.

No pensaba ni sacar la cámara, porque como ya os he dicho estoy un poco saturado del lugar, vamos, que no tengo inspiración en Caudilla.
Pero al final, acabé sacando la Canon de paseo… Esos campos de trigo a puntito de ser recogido tenía su aquel.
Finalmente, y como hablé en el anterior post, intenté buscar algo diferente. Total, las típicas fotos de allí no me gustaban… No tenía mucho que perder.

Y bueno, la verdad es que empezó a gustar el efecto del trigo moviéndose en una larga exposición. Hacía un viento considerable allí aquella noche.

El resultado final, me gustó. Espero que a vosotros también 😉

Los datos técnicos:

Canon 5D Mark III
f/2,8
25 segundos
ISO: 1600
Balance de blancos 7000K

CIAO!

Big Apple


Hola amigos.

Aunque mi cuerpo esté ya en plena faena diaria, mi mente sigue anclada en New York.
Hoy, desde el sitio más famoso, creo, de allí.
El puente de Brooklyn. visto desde la pequeña playita que hay allí.

Para llegar, es muy sencillo. Se puede hacer en Metro, pero nosotros quisimos andar todo el puente hasta llegar al final.
Cuando llegas al final del puente, hay una pequeña decisión… Izquierda o derecha.. no hay indicaciones a priori de dónde hay que ir hasta llegar a la playa, pero siguiendo un poco la lógica, tomamos en camino de la izquierda. A los pocos pasos, hay una indicación en el suelo que indica DUMBO. Y a los pocos minutos te encuentras en un parque, bien bonito por otra parte, que tiene unas vistas impresionantes.
De esta vista, aún tengo un par de fotografías que ya compartiré con vosotros cuando haya cerrado el círculo de Manhattan. Por el momento tendrán que esperar.

bigapple.jpg

La fotografía, la verdad es que es muy sencilla de realizar, ya que no tiene complejos cálculos de exposición, ni filtros. Lo único a tener en cuenta de la toma, es controlar mucho las luces. Al captar mucha perspectiva del sky line, hay multitud de luces diferentes, y que a buen seguro alguna se vaya de luz… Tenemos varias opciones. O bien hacemos varias fotografías para controlar perfectamente la luz y luego en casa realizar un blending, o bien ponderar bien la exposición y luego revelar por zonas. Esta última opción es por la que opté yo.

Habitualmente no suelo utilizar la Canon EOS 5Ds, sobre todo porque a ISOs muy elevados no me gusta su rendimiento ya que está pensada para otros nichos de fotografía. Pero he de admitir que ha sido una auténtica delicia jugar con ella en New York.
Canon España nos dejó un verdadero arsenal de equipo a nuestra disposición, y entre las armas teníamos este cuerpo.
¿Y por qué me encantó? Algo simple. El zoom. Puedo hacer zoom y zoom en el ordenador, y sigue teniendo y teniendo nitidez. Esto te da una libertad brutal a la hora de realizar fotografías, porque no tienes que estar tan preocupado con el encuadre perfecto. Sus más de 8000 píxeles de lado te permite reencuadrar con una soltura… Me encanta. Eso sí… Preparar vuestra RAM… Que los 50Mb por RAW no son gratis… jajajaja. Pero merece la pena. Me lo estoy pasando como un niño revelando las fotografías. Nunca había visto tanta nitidez en mis fotografías. Fantástica!

Los datos de la foto:
Canon EOS 5Ds
Canon 16-35 f/4
ISO 100
f/5,6
6 segundos de exposición.

Bueno, espero que os haya gustado. Y que os haya podido llevar un ratito a la Gran Manzana!

CIAO!

Mind & Heart


Sentimientos en estado puro, mente y corazón.

Esa puede ser la frase que más defina el momento que viví a través de la fotografía que hoy os traigo.

Un momento increíble, único, irrepetible.
Un momento donde se fundían tantos sentimientos, emociones y tensión acumulada.
Un momento, donde el tiempo no pasa. Se congela en la retina para siempre.

 

Viajar a tantos miles de kilómetros para estar allí, y ver quizás un efecto tan especial y emocionante como son las auroras boreales.

mind_heart_1024

Ya he escrito alguna vez de esta experiencia, pero estar allí, contemplar este efecto de las auroras, como si salieran de las nubes, como el fuego de una fogata, y verlas bailar… Y de repente mi enferma mente, hizo “click”.
Rápido, Leonardo!!! (Leonardo es una persona que hacía vivak en mitad del lago de Jokulsarlon… Sin comentarios…), le digo:
-“LEONARDO!!!!” Hurry up, stay there!! (Notar mi soltura de inglés… jajajaja).
-“What?”
-“Stay there. STOP!”
-“OK!”
-“Paco, cómo se decía brazos, tío? ” – Paco, ensimismado como yo ante tal espectáculo, me dijo… “Emmm… UP YOUR ARMS!””
– “Ostris, es verdad!!!”.. “Leodardo!!!, UP YOUR ARMS!”
Él, respondió algo que no supe muy bien… Pero que creo que significaba ¿Así?.
-“Yeah! STOP, please. One moment!”
-“Vamos, Paco! Ahora es el momento” – CLICK!… 30 segundos… Y esta es la foto.
-“Leonaaaardo!!! Come here! Watch the picture, It’s amazing!”
-“WOW!!! You must send me the photo”

El resto… Intercambio de correos, y Leonardo continuó vagando por el lago… Ya no le volvimos a ver.

Por supuesto, esta foto está dedicada a nuestro Leonardo.

El juego que nos dio Leonardo, y su simpatía italiana… Un descubrimiento de persona. Que posó para nosotros en una noche irrepetible e inolvidable en nuestras retinas.

GRACIAS, LEONARDO.

Contigo al fin del mundo


Y un día, mi amigo Paco me dijo…
“Nen, quiero ir a las Bardenas…”
¿A las Bardenas? Pero para ir allí, tendremos que ir un viernes, y éso es mucha paliza. Y además, si te pillan, dicen que te ponen una multa de 700 Euros.
“Que no, hombre. Mira el maps. Y además, en la página oficial dice que se puede dormir allí”
Efectivamente, desde Madrid son sólo 3 horas y media… Pero tendríamos que quedarnos a dormir, que es una paliza.
“No hace falta, lo hacemos del tirón. Ya verás. Es fácil”
Bueno, venga. Vamos allá.

Contigo al fin del mundo

Tras esta conversación tan rápida, luego vino otra que no lo fue tanto…
Había que conseguir el salvoconducto de mi mujer… Había que convencerla de que no era tan locura. Así que tras una negociación dura, logré el tan preciado SI!!!
Uf, ahora a decidir el día, mirar la luna, y escoger la mejor opción.
La primera intentona, se fue al traste. Toda una semana consultando las previsiones, y hasta el mismísimo jueves por la tarde estuvimos indecisos…
Finalmente, tuvimos que desistir… Nuboso no, cubierto. Oooh. Venga, aún teníamos la semana siguiente para intentarlo.
Os podéis imaginar, otra semana de auténtico suspense. Unos días daban despejado, otros lluvia… Esto no es vivir, leches!

Finalmente, y desoyendo las recomendaciones de mi mujer estaba convencida de que iba a llover, quedamos en Madrid a las 15.00h justo después de salir del curro. Decir tiene que si salgo a las 15.00h fue después de levantarme a las 5.30h para entrar pronto…
Primer inconveniente, Paco llega tarde a recogerme. El tráfico en Madrid está imposible. ¿Lo cancelamos?
15.40h, salimos de la capital con el Maps en la mano, y la previsión en la otra… Las previsiones se van torciendo… Creo que la vamos a cagar…
De repente, y sin previo aviso, el Maps dice que no son 3 horas y media, sino 4 HORAS Y 50 MINUTOS!!! ¿Pero qué ha pasado?
Da igual, sacamos el TomTom, se habrá liado el Maps. Pues… No. El Tomtom dice lo mismo.
Paco, Paco… Llegamos de noche a las Bardenas, tío! Y no me acuerdo mucho de las ubicaciones. Que hace unos 3 años que no voy.
Venga, paciencia, kilómetros y más previsiones. Dan intervalos de 19.00h a 23.00h. Un poco de luz al final. Quizás tengamos nubacas y claros con las estrellas.
Lo malo es que la luna no sale hasta las 22.00h. Tendremos poco tiempo, pero puede ser una noche perfecta! VAMOS!!!

Sólo faltan pocos kilómetros, son las 20.00h, y… ¿dónde están los claros? Esto no mola, no se ve una estrella.
Llegamos por fin al desierto, tras perdernos un poco… Y al fin llegamos a la caseta que tantas veces se ven en las fotografías.
¿Paramos, o bien nos vamos directamente al Piskerra?
Sí, no… Sí, no… Venga, nos bajamos ha hacer las primeras fotos. En mitad de las primeras fotos, sin luna y con más contaminación de lo normal, debido al rebote de la luz en las nubes, empiezan a salir las primeras fotos… Y de repente, nos estiramos en plan de alerta, como los conejos cuando oyen un ruido… UN COCHE!!!
Mierda!, los forestales. Paco!!! Recoje, que nos han pillado. Joder… Pero si no llevamos ni media hora.
Metemos los trastos de cualquier manera al maletero, y nos quedamos pensando en el discurso que le íbamos a dar a los guardas… Nos va a caer una multa de la leche… Ya me lo dijo mi mujer… No vayas.
El coche se acerca, más cerca. Ya podemos ver que no es un todo terreno. ¿Eso es bueno, o es malo?
Y tal como vino, se fue. Ufff…Será otro friki como nosotros. jajajaja. Menos mal…
Venga, tooodo para fuera otra vez.
Finalizamos y nos vamos al Castell de Terra, y vemos a nuestro friki aparcado. Pero ¿dónde está?
Oh, está en la caseta de información. Oh, oh… ¿Qué hacemos?
Pues hacer fotos, ya, de perdidos al río. Y por fin comenzaron los claros, unos claros muy leves, pero claros al fin y al cabo.
Una ráfaga de fotos, y rápido. Al Piskerra!

Por fin llegamos, con más miedo que vergüenza, dejamos el coche, y a caminar. Nos perdemos, nos volvimos a encontrar.
Yo recordaba una planicie que me encantó, subiendo al pico, pero el acceso estaba imposible. Las escaleras que recordaba, eran un leve vestigio de mis recuerdos… Dichosa erosión…
Así comenzamos a andar sin rumbo fijo por unos desfiladeros, y comenzamos a escalar. Que no llueva, por favor.
Tras una accidentada escalada, llegamos a… Pero si es la planicie que recordaba! Hemos subido por otro sitio… jajajaja.
Venga, a cenar y hacer fotos. Tras recuperar el aliento con un buen bocata de tortilla, comenzamos a pelear contra las rachas de viento que nos empujaban a nosotros y a las cámaras.
Era un sitio ciertamente peligroso debido a que los mejores encuadres eran al borde de los precipios, y con el viento, era muy, muy peligroso.

Los claros ni aparecieron en toda la noche, y a pesar de estar cubierto, el volumen que teníamos en el cielo nunca lo había visto.
Pero para aprovechar estas condiciones, debíamos de hacer fotos de escasos segundos, así que ISOs 3200 2,8 de diafragma, y a colgar la mochila en el trípode para que no se moviera.
Al final, de la sesión y tras una idea genial de Paco, decidí hacer mi panorámica. Y desde la inconsciencia de la seguridad que te da de no haber visto a ninguna autorizad, decidimos iluminar el desierto con la linterna que adquirimos en eBay.
5 tomas de 6 segundos cada una a ISO 3200 y f/2,8.
Luego las junté, en casa, con el PS y tuve que levantar un poco la exposición el suelo, y tratar el cielo para saturar un poco los colores. El cielo que teníamos lo merecía, desde luego.

Tras un laaaargo viaje de regreso a casa lloviendo a cántaros, al final mi mujer tuvo razón, y tras recoger el coche a las 6.00h, y procesar todas las fotografías que hicimos en esta locura, sólo puedo decir una cosa, Paco.

Contigo, al fin del mundo.

Déjà vu


Es la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva

Es lo que sentí cuando me acerqué nuevamente a las Bardenas Reales, Navarra.

dejavu

Este pedacito de tierra que podéis ver en la fotografía es el Castell de Terra, famosa formación que podemos observar allí.

Quizás sea el pedacito de tierra más fotografiado del parque natural.
Curiosa situación, por cierto.
Por un lado está lleno de prohibiciones el parque, para proteger a las aves que allí les han dado por anidar, pero por otro, en todo el centro se encuentra un campo de tiro aéreo activo.

Así que parece que las mentes pensantes han decidido que el ruido de los proyectiles no molestan… Pero las personas que nos acercamos al lugar a realizar fotografías o simplemente disfrutar del entorno sí. Cosas de la vida…

Las Bardenas Reales tienen algo que atrae al fotógrafo nocturno. El material de la tierra, la contaminación de las cercanías, o las nubes que allí se concentran son ingredientes perfectos para ir… Y volver.
A pesar de la amenaza de multa si nos pillan en el interior del mismo.

Os contaré en breve la historia de esta excursión, no carente de anécdotas y de un profundo sentimiento que tuve allí. Pero éso, ya es otra historia.

Para la fotografía de hoy, deciros que a pesar de la luna potente que teníamos, las densas nubes que nos regaló el cielo aquella noche, tuvimos que pelear y mucho para exponer correctamente.
Lo que en un principio nos hubiera hecho volvernos a casa, las nubes que tuvimos, siempre amenazantes de lluvia, hizo que nos quedáramos por el gran volumen que teníamos ante nuestros ojos.

Habitualmente, la contaminación lumínica nos estropea las fotografías, pero cuando la veo al fondo de mis composiciones, me encanta. Sólo hay que trabajar un poco más, pero merece la pena.

La fotografía que podéis ver hoy aquí, tiene muy poco tiempo de exposición, precisamente para poder captar el volumen de las nubes.
Si nos hubiéramos ido al doble de la exposición (30 segundos), el movimiento de las nubes se hubiera comido casi por completo dicho volumen.
Por ese motivo todo el esfuerzo era configurar la cámara para que a 30 segundos tuviera una exposición correcta.
Luego, en casa, contraste, mucho contraste…

Os dejo los datos técnicos:

f/2,8
ISO: 1600
30 segundos.

Espero que os haya gustado.

CIAO!!!