Paciencia, amigo, paciencia


Hola amigos.

La entrada de hoy, se la quiero dedicar a un gran amigo mío.
Pedrito… Esa gran persona que comenzó como un alumno más y que se ha convertido en una de esas personas que ya hace que ya no recuerdes la vida sin su presencia en ella.
Es de las personas, que de repente se suben al tren de tu vida, y que se ha sentado en los asientos del vagón VIP.

one day.jpg

¿Y por qué titulo así la entrada de hoy? Porque por muy amigo que sea mío, es un cabezón. Sí, sí. Cabezón, cabezón.
Estábamos en Lofoten, en busca de la luz mágica que nos da este lugar, y para ello, aquella mañana madrugamos. Sigue leyendo

Anuncios

Flow


Hola amigos.

Hoy me gustaría trasladaros a uno de los sitios más curiosos de Lofoten.
Cuando llegas a esta playa, no sabes muy bien por dónde empezar, porque está llena de estas curiosas bolas de piedra.

Ves tantas, que la composición se te hace complicada.
En un principio, cuando llegas, crees que va a ser sencillo, porque piensas en la típica composición tan efectiva de primer plano, y fondo con atención.
Pero es que el primer plano está lleno de elementos!
Además, el fondo, tenía un día complicado con tanta nube baja. Un día nuboso, nuboso. Siempre al límite de la lluvia.

flow~01.jpg

Tan bajas estaban las nubes que las montañas altas, ni se veían. De hecho, si te fijas, al fondo de la fotografía, se adivina un piquito de la montaña más alta.
Tras varios intentos de composición, y andar por la playa, se me ocurrió dar la espalda al mar. Y dar la espalda al mar en Noruega no es cualquier cosa.
Así que aprovechando las virtudes del trípode de Manfrotto, el 055, descentré la columna principal, y puse el trípode en el límite de la roca plana en la que estaba posicionado. Y así, que la cámara sobresaliera lo más posible, quedando como suspendida en el aire sobre el mar.
Entre la nieve que caía, el ruido amenazante del agua chocando con las rocas, me dispuse a realizar esta arriesgada toma. Sigue leyendo

Pulse


Hola amigos.

Seguimos en Noruega. Y más con los calores que ya están llegando, siempre se agradece.

La historia de esta fotografía es bien sencilla.
Esta caseta, me tenía obsesionado cada vez que pasábamos delante de ella. Desde la carretera, me estaba llamando. Era como una vocecilla en mi interior (no sé si debo preocuparme… jajajaja). “Hoooolaaaa, ven conmigo….” Y claro, a la mínima, allí que fui.

pulse

En la ruta que teníamos pensada, estaba esta playa, y en cuanto desembarcamos, para allá que fui.
Mientras que unos apostaron por unas rocas a pie de playa, yo decidí acallar las voces que escuchaba, y me llevé a quienes también las oían. Todo un descanso saber que otros oyen voces…

Y allí, delante de mi obsesión comenzamos a realizar fotografías.
El resultado me encantó, pero la fotografía que os traigo hoy, no fue de aquel día.
Y es que la luz lo es todo en la fotografía. El primer día de conocernos la caseta y yo, era una luz difuminada, gris, triste. Diría que incluso minimalista.
Pero el azar quiso que fuéramos otra vez al amanecer. Y este día, la luz era diferente, alegre, colorida, feliz. Y cómo cambia!

Lo que otro día invitaba al blanco y negro, a matar los colores, buscar el detalle, al otro día, invitaba al optimismo, al color!!!

Para que luego digan que la fotografía es darle a un botón.

La fotografía de hoy, lleva un poquito de filtros, y un poco de larga exposición.
Quería un poco de fuga en el cielo. El día no acompañaba demasiado, por la falta de viento, pero el cielo estaba dulce, dulce…

Así que coloqué el neutro de 10 pasos de Firecrest, y un degradado de 2 pasos, para conservar el detalle en el cielo.
El resto:

Canon EOS 5D Mark IV (Menuda nitidez que tiene el bicho)
Canon 16-35 f/2,8
ISO 100 (Para quitarle luz al sensor, y alargar el tiempo de exposición)
f/11 (Evitamos que entre luz, y alargamos el tiempo de exposición)
60 segundos de exposición (Gracias al diafragma cerrado, al ISO bajo, y al filtro neutro, se pudo exponer a este tiempo tan largo)

En casa, un poco de contraste, corrección de color, y ya está.

Espero que os guste, amigos!

CIAO!