¿Por qué publicamos las fotografías?


Hola amigos.

Hoy, además de traeros este momento de Lofoten, quisiera haceros una pregunta muy sencilla.
¿Por qué publicamos nuestras fotografías?

lofoten_beach1_1.jpg

Como respuestas, se me ocurren un montón:

  • Por notoriedad.
  • Porque si no la publico, no existe.
  • Por los LIKES!!!! No puedo vivir sin ellos.
  • Porque quiero saber lo que el resto de vosotros pensáis sobre ella.
  • Porque como imparto/impartes talleres, debes hacer conocer tu trabajo; publicidad, vaya.
  • ….

 

¿Cuál es tu respuesta?
Pero sólo tienes que elegir una. La principal.

Las respuestas de arriba, las he puesto como recopilatorio de posibles respuestas que la gente puede elegir. O mejor dicho, que pueden ser su motivación.
También es verdad, que no es lo mismo publicarla en un foro, que en Instagram, facebook, o un blog.

Seguro que el objetivo de cada lugar tiene uno muy diferente que el resto.
Pero estoy convencido de que tienes un objetivo principal.
¿Por qué te tomas la molestia de alimentar tu perfil?
Seguro que las motivaciones de un fotógrafo profesional, son diferentes a uno aficionado… ¿O no?

¿Vivimos en un mundo obsesionado por los likes?
He visto por internet, mejor dicho por Facebook, fotografías que ni técnicamente, ni visualmente valen gran cosa. Pero las muy condenadas tienen cientos, o miles, de likes.
Sin ir más lejos, mis propias fotografías. Unas, tienen un impacto grande, cuando desde mi punto de vista, son flojas, y otras que pienso que van a tener más calado, pasan sin pena ni gloria.
¿Realmente vale la pena invertir tanto tiempo en hacer un círculo de palmeros para que esto revierta en un montón de “me gustas”?
Es más. Si una fotografía que publicas en estas redes sociales no tiene cientos de likes… ¿Es buena? ¿Es mala? ¿O quizás el algoritmo de Facebook te ha pasado una mala pasada?
¿Es un baremo válido la cantidad de likes? ¿O los comentarios?

Hace muy poco, abrí un debate en Fb, donde cuestionaba el uso de PS en nuestras fotografías. Y contesté a un comentario, que todas mis fotografías eran fotones.
Y contesté así, porque todas las fotografías que publico tienen una connotación emocional para mí, importantísima.
Hace ya mucho tiempo que no publico para obtener impacto en las redes sociales. Publico, las fotografías que me gustan. Desde un punto de vista muy egoísta. Subo las fotos que me importan.
Ya no tanto desde el punto de vista del impacto que voy a tener o no en las redes.

De un tiempo a esta parte, mi tiempo en internet es muy limitado, y no dispongo de esa bolsa de tiempo para hacer “redes”, y ser tan visible. Así que ya publico fotografías, casi, casi, para mí. Me gusta exponer mis fotografías, y contar el componente emocional, o didáctico de la fotografía. Así que puedo decir que mi objetivo a la hora de publicar una fotografía es contar una historia, un pensamiento, o una técnica en particular. Ayudar, compartir… Lo mismo que hicieron conmigo cuando empezaba en este apasionante mundo de la fotografía.

Bueno, ¿y tú? ¿Por qué publicas tus fotos?

Con tanta cháchara, casi se me olvida el objetivo de esta foto.
Quería enseñaros cómo es el color del mar en Lofoten. Es increíble ver cómo queda el agua en las fotografías. Viendo ese color, me dan unas ganas de meterme… Pero mejor me las aguanto… jajajaja.
Durante el viaje que organizamos (el otro objetivo del post es promocionar el viaje del 2018. Podéis ver toda la info en http//lofoten.nightcolours.es), paramos en esta playa enorme, y muy, muy fotogénica. Este primer plano nos dio mucho juego con la montaña nevada al fondo.
Ya os comenté en otro post, la importancia de escoger adecuadamente el tiempo de exposición para captar un efecto u otro en el mar.
Así que ajusté el tiempo para captar ese pequeño efecto seda en el mar, y que tan bien queda plasmado en el agua. Nada de exposiciones largas. Una cortita para captar el dinamismo del mar.

Canon 5D Mark IV
Canon 16-35 2,8

CIAO!

Anuncios

Pulse


Hola amigos.

Seguimos en Noruega. Y más con los calores que ya están llegando, siempre se agradece.

La historia de esta fotografía es bien sencilla.
Esta caseta, me tenía obsesionado cada vez que pasábamos delante de ella. Desde la carretera, me estaba llamando. Era como una vocecilla en mi interior (no sé si debo preocuparme… jajajaja). “Hoooolaaaa, ven conmigo….” Y claro, a la mínima, allí que fui.

pulse

En la ruta que teníamos pensada, estaba esta playa, y en cuanto desembarcamos, para allá que fui.
Mientras que unos apostaron por unas rocas a pie de playa, yo decidí acallar las voces que escuchaba, y me llevé a quienes también las oían. Todo un descanso saber que otros oyen voces…

Y allí, delante de mi obsesión comenzamos a realizar fotografías.
El resultado me encantó, pero la fotografía que os traigo hoy, no fue de aquel día.
Y es que la luz lo es todo en la fotografía. El primer día de conocernos la caseta y yo, era una luz difuminada, gris, triste. Diría que incluso minimalista.
Pero el azar quiso que fuéramos otra vez al amanecer. Y este día, la luz era diferente, alegre, colorida, feliz. Y cómo cambia!

Lo que otro día invitaba al blanco y negro, a matar los colores, buscar el detalle, al otro día, invitaba al optimismo, al color!!!

Para que luego digan que la fotografía es darle a un botón.

La fotografía de hoy, lleva un poquito de filtros, y un poco de larga exposición.
Quería un poco de fuga en el cielo. El día no acompañaba demasiado, por la falta de viento, pero el cielo estaba dulce, dulce…

Así que coloqué el neutro de 10 pasos de Firecrest, y un degradado de 2 pasos, para conservar el detalle en el cielo.
El resto:

Canon EOS 5D Mark IV (Menuda nitidez que tiene el bicho)
Canon 16-35 f/2,8
ISO 100 (Para quitarle luz al sensor, y alargar el tiempo de exposición)
f/11 (Evitamos que entre luz, y alargamos el tiempo de exposición)
60 segundos de exposición (Gracias al diafragma cerrado, al ISO bajo, y al filtro neutro, se pudo exponer a este tiempo tan largo)

En casa, un poco de contraste, corrección de color, y ya está.

Espero que os guste, amigos!

CIAO!